Lunes 26/10/2020

Recién me doy cuenta que anoche no escribí nada. Caí muerta del cansancio!. Ayer la pasé súper! Nos invitaron a comer un asadito riiiiiico! Marcelo se pasó y nos atendió como reyes. Riquísimo el asado. Charlamos. Nos divertimos. Y le hice un book de fotos!!!! Que lindo!! Sigo afirmando que amo hacer foto retrato. Me distrae y me lleva a otro mundo. Me encanta!

Y hoy estuvo tranqui, ya preparando todo para la internación del miércoles, asique estuve pidiendo turnos, coordinando la entrega de las drogas que tengo que llevar al hospital, etc. En este caso mucho más tranquila que la última vez porque ahora, en general, ya se lo que se viene. 

Y como hoy estuvo tranqui, se me ocurrió contarles algo que pasó hace un par de años atrás, específicamente en 2015 y que tiene que ver con la foto que comparto en el perfil. “Casamiento sorpresa”, si!, así como lo están leyendo, y en el 2015 cuando ni siquiera se hablaba de eso, que luego se tranformó en tendencia.


Ese verano 2014/2015 habíamos estado averiguando para casarnos, pero no pudimos por varios motivos, entre ellos, porque teníamos que reservar la fecha con mucho tiempo de anticipación y nosotros siempre andábamos de pasadita en Argentina porque vivíamos la mayor parte del año afuera, específicamente en China. Capítulo aparte, si quieren saber me dejan en comentarios y les cuento de esa experiencia.


Sigo con la historia del casamiento sorpresa: ese verano le contamos a algunos amigos con los cuales nos juntábamos casi todas las tardes en la pileta y por supuesto Jesi también sabía. Pero todo quedó ahí. Fue un verano genial! Nos divertimos mucho! Y quedará siempre en nuestros recuerdos!.


En la mañana del 18 de febrero de 2015, tres días antes de que partiéramos, una de las chicas del grupo nos llama y nos dice que esa noche teníamos que vestirnos de gala e ir a su casa pero no nos dio demasiados detalles más. Nosotros, esos días previo al viaje, siempre estábamos a full armando valijas y despidiéndonos de todo el mundo porque generalmente no regresábamos hasta fin de año. Asique le dijimos que no podíamos. Cuento corto, Jesi llamó a Jorge y le dijo que hiciera lo que nos estaban diciendo sin preguntar demasiado y nos mandaron un anzuelo para que nos controlara, a mi ahijada. No nos quedó otro remedio que vestirnos: él de traje, yo de vestido. Nos taparon los ojos y nos llevaron engañados a un salón de fiestas en el que nos recibieron con el vals. Todos nuestros amigos y familiares estaban prendidos en ésta. Armaron todo: torta de casamiento, ramo, cotillón, cena, música, etc. 


Nosotros no entendíamos nada, pero lo disfrutamos a full!!! Estuvo muy bizarro y súper divertido. Creo que si lo hubiéramos organizado para que salga así, no nos salía! Les comparto algunas fotos de ese momento inolvidable en nuestras vidas y que quedará siempre en nuestros corazones.


La primera foto de este post es en México, porque sin saberlo habíamos organizado un viaje a Playa del Carmen y que finalmente quedó como nuestra Luna de Miel luego de nuestro casamiento 👰

Entradas Recientes

Ver todo